Esta segunda visión del mismo invento nace como consecuencia directa de la publicación del proyecto Cuerda Continua en la web en marzo del 2006. Desde entonces la idea evolucionó mucho, ayudada en gran parte por ustedes mismos que me transmitieron sus dudas, y precisamente esas dudas colaboraron a imaginarme esta segunda visión. En ella ofreceré una idea más avanzada, que prioriza la simplicidad y efectividad en su diseño.

01. La conexión Arbolástica

Al poco tiempo de hacer pública mi idea en la web recibí un mail de Carlos Rueda, en el que me explicaba su sueño de aprovechar las oscilaciones de los árboles para generar electricidad. Tengo que admitir que al principio no lo tomé muy en serio pero luego entendí que, a pesar de ser un sistema eólico del cual ya existen muchos generadores, siempre es mejor plantar un árbol que instalar un molino. Así fue como me solidaricé con la idea de Carlos, a la que él bautizo Arbolástica y me comprometí a fabricar un prototipo que plasmase su concepto. Quizás la utilidad de esta idea pareciese un poco limitada pero me pareció divertido intentarlo.
Si bien nunca había pensado en esta nueva forma de utilizar una Cuerda Continua, de inmediato comprendí que era posible, ya que mi mecanismo sólo precisa de oscilaciones para funcionar sin importar que estas sean causadas por las olas o por el viento; el mecanismo del mar también podría servir para generar electricidad a partir del movimiento de una rama. El problema a resolver sólo parecía una cuestión de tamaño, mas necesitaba construir un prototipo lo suficientemente sensible como para arrojar un poco de luz sobre el tema.
También habría que solucionar la cuestión del retroceso de la rama puesto que en mi anterior prototipo era la gravedad que hacía retroceder el mecanismo, mientras que en una rama moviéndose horizontalmente no tendría posibilidad de utilizar la gravedad. Otro aspecto a cambiar era la sujeción al punto de oscilación pues en el sistema por olas la transmisión se efectuaba a través de una cremallera y resulta claro que esta forma de transmitir el movimiento a la cuerda no sería muy efectiva en una rama que podría oscilar en cualquier dirección.
Recordé que en realidad la misma dificultad ya se había planteado años atrás, cuando por primera vez pensé en la posibilidad de diseñar un generador para barcos, capaz de producir electricidad de su propia oscilación. La idea era crear algún método que pudiera ser conectado al mecanismo de anclaje del barco, a fin de poder generar electricidad en los momentos que el barco estuviese detenido.

Foto 01. Dibujo generador a cuerda para barcos.

La situación era la misma que en un barco y con seguridad el mismo prototipo serviría para demostrar ambas ideas. Así fue como retomé un concepto que nunca había logrado plasmar: el de construir un prototipo similar a un guinche eleva anclas que sirviese además para generar electricidad. Claro está que si el mismo prototipo podría ser utilizado tanto con la oscilación de un árbol como con la de un barco, se tendría que remplazar el sistema de cadenas por un cable o cabo, ya que éste serviría para sujetar la rama sin dificultades.
Comencé a dibujar este nuevo generador con la convicción de que una cuerda continua sería efectiva, pero a la hora de concretar la idea me enfrenté con el problema de cómo hacer para que la rama retrocediese a su punto inicial. Por esa razón tuve que incluir en el diseño dos cuerdas: una para cargarse de energía y otra un poco más pequeña para retroceder el mecanismo.

Foto 02. Dibujo Generador Arbolástico.
Foto 03. Dibujo Despiece de generador por oscilaciones.

02. Prototipo generador a cuerda arbolástico

Una vez más me vi con el problema del retroceso de la rama. Si bien fue fácil solucionarlo en forma teórica por medio de dos cuerdas, en la práctica - utilizando partes que no fueron diseñadas para esta función - resultaba muy difícil lograr la proporción adecuada a fin de que la cuerda fuese lo suficientemente potente como para hacer retroceder a una rama o mover un generador. Para que funcionase correctamente necesitaría un dínamo pequeño, así que salí a comprar todo tipo de linternas recargables, con la esperanza de encontrar un dínamo lo suficientemente sensible. Luego de destrozar un par de linternas, apareció una que superó mis expectativas pues poseía una manija que cuando se giraba, se podía generar electricidad en ambas direcciones. Esto simplificaba notablemente el prototipo porque si acoplaba el eje de la manija a una cuerda se podría producir electricidad en cualquier sentido en que girase la cuerda. Ya no habría que utilizar una Cuerda Continua para el prototipo; bastaría con una cuerda común que acoplada a la linterna girase cuando la rama iba o venía. Además, con esta nueva forma de usar la cuerda, ésta se podría cargar cuando la rama se moviese y a la vez generar electricidad. A su vez cuando la rama retrocediera, la misma tensión acumulada en la cuerda mantendría el cable tenso ayudando en el retroceso de la rama y generando también electricidad.
Ahora faltaba encontrar una cuerda lo suficientemente pequeña como para cargarse con el movimiento de una rama y a la vez mover el dínamo de la linterna. Después de varios intentos fallidos encontré la cuerda adecuada en el sistema que enrolla la correa de mi persiana.
En lo que respecta al carrete que recoge el cable no hubo que buscar mucho. Usé un carrete de hilo de pescar.

Foto 04. Generador por oscilaciones, Prototipo.



Video 01. Demostración del funcionamiento.



Video 02. Prueba con un árbol.

03. Generador a cuerda para barcos

Si funcionaba con árboles, seguramente no tendría ningún inconveniente en funcionar con barcos, así que fui a visitar a un amigo que vivía en su velero, até el prototipo al barco y el extremo del cabo al muelle.

Video 03. Prototipo amarrado a un barco.

Funcionaba perfectamente. De esta comprobación pude extraer al menos dos maneras de utilizarlo con un barco.
La primera era conectando el generador al ancla para generar electricidad de su oscilación cuando el barco se detuviera.
Tal como se había comprobado con el prototipo, podría generar electricidad mientras estuviese amarrado. La efectividad del mecanismo dependería seguramente de que tan protegido estuviera el puerto de las olas.
Pero ¿cuánta energía produciría una máquina así? El resultado dependería no sólo de las olas sino también del tamaño del barco. Con la oscilación de una masa más grande se conseguiría mayor generación de energía. Teniendo en cuenta que el 70 % de la superficie del planeta es agua mayormente oscilando y considerando la cantidad de barcos que hay, comencé a percibir el verdadero potencial de esta modesta idea.

Entonces apareció una segunda forma de aprovechar este mecanismo. Consiste en instalar en los muelles gigantescos generadores a cuerda, parecidos a torres grúas, amarrados al barco desde su parte superior para que capten las oscilaciones verticales del barco, y que - al igual que el prototipo - puedan generar electricidad cuando el barco suba o baje.
Se tendrían que construir varios generadores de distintos tamaños proporcionales al peso de cada barco.
Para tener una idea aproximada de la cantidad de energía que idealmente se podría transformar en energía eléctrica, hicimos un cálculo teniendo en cuenta condiciones medias. Un barco puede oscilar mucho, dependiendo de dónde esté anclado. Por lo general en un puerto no hay mucha oscilación, dado que su función es precisamente protegerlo pero, aún así, hay sectores de los puertos donde las oscilaciones son considerables. Sin embargo, en mar abierto las oscilaciones pueden ser de varios metros sin que el barco sufra por ello ningún desperfecto. De modo que consideré una oscilación media de 2 metros, en un período de 4 segundos, sobre una masa de 10.000 Tn. Es decir, se trata de un cálculo para un barco de dimensiones medianas, aproximadamente del peso de un crucero pequeño y que podría enfrentar a estas oscilaciones sin dificultad.

Ecuación 01, Generador a cuerda para barcos

EC› = 22200000000 julios = 6166666.7watts hora = 6.16 Mwatts.h
‹Ec›= Energía cinética promedio en una hora
A = Amplitud de la onda =2 metros
T = Duración del periodo de la onda = 4 segundos
M = Masa 10.000.000kg
3600 = cantidad de segundos en una hora

Los barcos no sólo podrían generar electricidad para propulsarse pues la instalación de estos generadores en los puertos podría convertir a los barcos en generadores mareomotrices y suministrar energía a la red.
El impacto ecológico de este emprendimiento sería nulo porque la mayor modificación al medio ambiente se realizó al construir el puerto y sólo habría que adaptar dicho puerto para convertirlo en un puerto generador. Por otro lado un sistema a cuerda provocaría una disminución en la oscilación del barco pues en cierta forma la cuerda funcionaría también como amortiguador del barco. Lejos de provocarle un daño, lo estaríamos protegiendo.
Poco se ha hecho para aprovechar la energía del mar y realmente parece increíble que disponiendo de esta enorme fuente de energía se haya optado por las formas más absurdas y sucias de mover un alternador para generar electricidad.
Se suele culpar a la corrosión de ser el principal culpable de la no proliferación de esta tecnología, pero realmente no creo que eso sea cierto. Un sistema que captase la energía desde la costa tendría muy pocas partes en contacto con el agua. Además, al utilizar un barco como único elemento flotante, el generador se alejaría del agua y por lo tanto de la corrosión. Los puertos serían un lugar ideal para albergar generadores y para repararlos. Asimismo se podría hacer un uso más ecológico y productivo de estos sectores de la costa donde el hombre ya ha modificado el entorno.

04. Prototipo de generador eléctrico por olas

Las experiencias con el prototipo marcaban un error de proporción en el diseño, es decir que era demasiado grande para funcionar correctamente con un árbol y demasiado pequeño para un velero. Me propuse entonces mejorar el prototipo a fin de lograr una proporción adecuada para que pudiese ser cargado por la oscilación de una boya en el mar.
Surgieron varias ideas. La primera fue colocar el prototipo dentro de una boya y atar un ancla a la punta del cabo del generador.

Foto 05. Dibujo de boya generadora en el mar.

Parecía una buena idea. Sería un generador realmente económico y de muy fácil instalación en el mar pues simplemente habría que anclarlo en lugares donde no interfiriesen con la navegación. Incluso podría hasta cumplir la función de boya de señalización.
Desde el primer proyecto de Cuerda Continua anhelaba construir un sistema que funcionara eficientemente en el mar. Ahora, con este nuevo prototipo, estaba seguro de que sería posible y me dispuse a buscar algunas de sus partes componentes. La primera ocurrencia a la hora de considerar qué emplearía como boya fue una pequeña garrafa de gas butano. Observando detenidamente su forma, percibí que si sacaba la base y la manija tendría una boya perfecta. No parecía muy estable para sustentar el prototipo pero no obstante parecía tener la proporción y el peso adecuados para funcionar.
Me dispuse a liberar a la boya atrapada dentro de la garrafa y al estudiar con cuidado su forma tuve otra idea: se podría hacer oscilar la boya entre dos guías clavadas al fondo, colgar el generador en la parte superior y atarlo a la boya. También habría que soldar unos patines a la boya para que se deslizasen dentro de las guías. Para ello podría utilizar los sistemas corredizos de puertas, tal como lo había hecho en mi primera visión de la Cuerda Continua. Para la sujeción del sistema al fondo bastaría con par de varillas roscadas clavadas en la arena.

Foto 06. Dibujo Cuerda Continua, generador por olas.



Video 04. Primera experiencia en el mar.

05. Móvil perpetuo por bombeo de agua

Desde que colgué la idea en la web, pude comprobar en carne propia la resistencia que existe en el mundo de la física a tan siquiera tratar el tema del móvil perpetuo y, a juzgar por los mails, parecería que no es válido cuestionar el principio de conservación de energía. No recomiendo a aquellos que piensan de ese modo que sigan leyendo, ya que se encontrarán con la propuesta de alguien que no acepta limitar la creatividad a ese principio.

Deseo aclarar que cuando me refiero al móvil perpetuo no quiero decir que este prototipo no se detendría nunca. Más bien me refiero a una máquina que aparentemente no necesita ninguna fuente externa de alimentación porque “Si no existiera desgaste, no se detendría nunca”. No obstante, hasta la máquina más resistente fabricada con la tecnología actual no estaría libre de desgastes y tarde o temprano sufriría un desperfecto y se detendría porque todavía no se han inventado máquinas que se auto reparen.

Algunas dudas surgieron a partir de mi primera visión del móvil perpetuo, la mayoría referentes al gasto de energía del compresor, ya que a pesar que los cálculos arrojan un amplio excedente, los compresores de aire son unas de las máquinas menos efectivas que existen. Recibí más de un mail enfatizando este problema, del cual era bastante consciente incluso antes de publicar mi primer invento.
Deseo recalcar que para que el principio de conservación de energía tenga sentido, los cálculos ideales de una máquina así deberían dar cero, es decir que la energía que gasta es igual a la que recupera. Jamás un cálculo puede dar un 161% de eficacia - como ocurre en mi primera visión. De manera que si realmente dicho cálculo es correcto (y el tiempo ha demostrado que lo es) hay energía de sobra para compensar la poca eficacia del compresor. Sin embargo empecé a considerar cómo solucionar este tema.
Un día hablaba del problema con un amigo cuando él comenzó a bosquejar una posible solución. Diseñó varias fosas paralelas con un generador flotando en cada una de ellas, conectadas por tuberías para mover el agua de fosa a fosa. No demostré demasiado interés por la idea en el momento, tal vez porque recién acababa de terminar el proyecto y no sentía más ganas de dibujar.
Pero esas ganas van y vienen y un día volvieron inspiradas en un mail enviado por Antonio Díaz Acedo, que describía un punto de vista similar al de mi amigo. Comencé a estudiar su factibilidad: resultaba claro que era posible causar un movimiento comunicando las fosas con tuberías para que el agua pasase de fosa a fosa, de manera que en una fosa el generador fuese impulsado por la gravedad y en la otra por el empuje. Proponía otra forma de utilizar el mecanismo, pero también era otro modo de aprovechar conjuntamente dos fuentes de energía a la vez: la gravedad y el empuje (como en mi primera invención).
Si estaba en lo cierto, cuando se sumasen estas dos fuentes de energía en un mismo generador el balance sería positivo. Además ya no sería necesario utilizar un compresor de aire para provocar el movimiento, bastaría con un sistema de válvulas en las tuberías y una bomba de agua. De este modo se solucionaría el problema de la eficacia del compresor, ya que bombear agua es mucho más eficaz que comprimir aire.
Descarté la forma de campana para albergar a los generadores porque ya no tenía más sentido en este nuevo proyecto. Como ahora los generadores simplemente deberían flotar la forma cilíndrica parecía más adecuada.
En esta nueva visión los generadores no se hunden y se reflotan. Simplemente están a flote y lo que se mueve es el agua que los sustenta.
El mecanismo interno del generador es prácticamente igual al anterior, así como el sistema de columna de doble espiral cruzado responsable de la carga en ambas direcciones. Los dos cambios más evidentes son que no es un generador independiente, sino dos generadores gemelos unidos por un sistema de tuberías y válvulas, y el reemplazo del compresor de aire por una bomba de agua.

Foto 07. Dibujo, Móvil perpetuo por bombeo de agua.
1. generadores
2. ejes espiralados
3. poleas de transmisión de electricidad
4. válvulas
5. una bomba de agua, capaz de funcionar en los dos sentidos con la misma eficacia

El dibujo 07 también representa las condiciones previas a la puesta en marcha. Anteriormente era necesario acumular la energía en forma de aire comprimido antes del arranque pero ahora será necesario acumular energía en forma de agua en uno de las fosas, a fin de que un generador se encuentre arriba y el otro abajo flotando en un poco de agua para no tocar fondo.

Las fosas y los generadores tienen forma cilíndrica.

Ambos generadores se encuentran en flotabilidad positiva es decir “están flotando” y no encajados a presión dentro de las fosas. Hay un pequeño espacio entre las paredes de las fosas y la de los generadores para facilitar la flotabilidad.

Foto 08. Móvil perpetuo por bombeo de agua. Dibujo del interior de la boya generadora.

Es una representación del interior del generador de forma cilíndrica. Como ya dijimos, es muy parecido a los otros con la diferencia de que no incluye el regulador de velocidad porque es más sencillo regular el flujo eléctrico electrónicamente.
1. cuerda
2. corona dentada
3. piñón
4. guía
5. corredizo
6. generadores
7. eje doble espiralado
8. sistema de cambio de sentido de giro

Quiero aclarar que el sistema de cambio de dirección y de acumulación de energía en una cuerda son sistemas totalmente mecánicos que me han servido para entender este modo cinético de generación y para poder explicarlo mejor. Sin embargo este sistema podría evolucionar reemplazando el mecanismo de cambio de giro por un conjunto de diodos, para que los generadores produzcan electricidad hacia ambos sentidos. La aplicación de un sistema así nos libraría de partes mecánicas e incluso de la misma cuerda, puesto que la acumulación de energía se haría a través de baterías. Incluso el sistema de bombeo podría avanzar hacia sistemas hidráulicos donde los generadores ya no sean boyas flotando sino pistones hidráulicos conectados a los generadores. La explicación completa de la evolución del generador cinético se podrá ver más adelante en mi próximo trabajo Cuerda Continua Conclusión.

Foto 09. Dibujo. Esquema de movimiento continuo por bombeo de agua.

Este dibujo representa a la máquina en sus diferentes momentos o etapas de movimiento.
La etapa 1 es la posición inicial de la máquina, con el generador A arriba y el B abajo.

En la etapa 2 se abre la válvula 1 y el agua comienza a pasar naturalmente de la fosa del generador A al B por efecto de la gravedad, provocando que ambos generadores comiencen a producir electricidad. En el A actúa la gravedad y en el B el empuje.

En la etapa 3 se nivela el agua en ambas fosas, por lo tanto no se puede extraer más electricidad. En ese momento se cierra la válvula 1.

En la etapa 4 se abren las válvulas 2 y 3 y la bomba comienza a bombear agua de A hacia B, provocando que ambos generadores continúen produciendo electricidad.

En la etapa 5 el generador A llega abajo y el B arriba. Nuevamente se alcanza un punto donde no se puede generar más electricidad y en ese momento se apaga la bomba y se cierran las válvulas 2 y 3.

La etapa 6 es igual a la 2 pero a la inversa. Se abre la válvula 1 y el agua comienza a pasar naturalmente de la fosa B a la A, haciendo que ambos generadores sigan produciendo electricidad. En el A actúa el empuje y en el B la gravedad.

La etapa 7 es igual a la etapa 3, en la cual el agua se nivela y no se puede generar más electricidad. Se cierra la válvula 1.

La etapa 8 es igual a la 4 pero a la inversa. Se abren las válvulas 2 y 3 y se bombea agua pero esta vez en sentido opuesto, es decir de la fosa B a la A, haciendo que ambos generadores continúen produciendo electricidad.

En la etapa 9 los generadores llegaron a la misma posición inicial y están listos para iniciar un nuevo ciclo.


Acerca del esquema
Las etapas 1, 3, 5, 7 y 9 marcan los puntos de partida y llegada de los generadores, puntos en los cuales no hay generación eléctrica pero tampoco gasto de energía, excepto por el gasto de las válvulas. Sin embargo, a efectos prácticos y por tratarse de un gasto mínimo, no creo que sea necesario tenerlo en cuenta en la ecuación.

En las etapas 2, 4, 6 y 8 hay generación eléctrica. Recuérdese que en las etapas 2 y 6 la generación se realiza sin ayuda de una bomba y por lo tanto se irá reduciendo a medida que los generadores se vayan nivelando.

En las etapas 4 y 8 hay generación pero también gasto de energía porque en este caso el movimiento de los generadores es inducido por el bombeo de agua que representa un gasto de energía.

06. Cuerda continua por bombeo de agua. Análisis.

Para entender mejor el funcionamiento de esta máquina se efectuará un análisis separado en etapas. El punto de partida de dicho análisis es un sistema con dos fosas con un único generador que sólo produce electricidad con la gravedad y se dará un valor de 1kw por cada cambio de posición del generador.

Foto 10. Estudio 01, con un único generador que sólo genera con gravedad
De la etapa 1 a 2 = genera 1kw
2 a 3 = genera 1kw y gasta 1kw
3 a 4 = no genera
4 a 5 = gasta 1kw

Es decir genera 2 kw y gasta 2kw.
Si se utiliza un único generador que trabaja sólo con la gravedad, la cantidad de energía que se extrae es igual a la que se gasta.



Foto 11. Estudio 02, con un único generador donde genera sólo el empuje.
De la etapa 1 a 2 = genera 1kw
2 a 3 = genera 1kw y gasta 1kw
3 a 4 = no genera
4 a 5 = gasta 1kw

Genera 2kw y gasta 2kw.
Como en el caso anterior, en un único generador donde trabaja una sola fuerza - el empuje- la cantidad de energía es igual a la que se gasta. Se trata de máquinas que no entran en conflicto con el principio de conservación de energía.



Foto 12. Estudio 03, dos generadores.

Veamos que pasa cuando se agrega otro generador en la fosa que antes servía únicamente como reservorio de agua. Primero se analizará como si sólo produjeran con la gravedad.
De la etapa 1 a 2 = genera 1kw
2 a 3 = genera 1kw y gasta 1kw
3 a 4 = genera 1kw
4 a 5 = genera 1kw y gasta 1kw

Es decir genera 4kw y gasta 2Kw.
Si usamos dos generadores que actúen sólo con la gravedad la máquina dará un excedente de un 100%.

Si utilizamos dos generadores funcionando hacia ambos sentidos, es decir cuando actúan la gravedad y el empuje.
De la etapa 1 a 2 = genera 2kw
2 a 3 = genera 2kw y gasta 1kw
3 a 4 = genera 2kw
4 a 5 = genera 2kw y gasta 1kw

Genera 8kw y gasta 2kw.
Produce una efectividad del 300%, o sea una eficacia de 4 a 1.

Se podría considerar a esta máquina como un generador cinético, ya que obtiene electricidad del movimiento, y como provocar el movimiento es mucho más económico que la energía que recupero de este, dicha máquina no se detendría nunca, salvo por desperfectos o mantenimiento. Indudablemente la causa de esa energía cinética es la gravedad, por lo cual deduzco que la máquina estaría transformando la energía del campo gravitatorio terrestre.

Aplicando el mismo concepto que en la primera visión, o sea el de generación hacia ambos sentidos, se pudo casi duplicar su efectividad ya que los primeros diseños del móvil perpetuo por inyección de aire tenían una efectividad de 161% y un gasto excesivo del compresor, contra un 300% del sistema por bombeo de agua. Usando este último también quedaría solucionado el problema de la efectividad del compresor puesto que las bombas de agua son muchísimo más efectivas que los compresores.
¿Qué tan eficaz es bombear agua?  La mejor respuesta podría hallarse en las centrales hidroeléctricas reversibles que son aquellas que pueden dejar caer el agua de un lago superior a otro inferior para generar electricidad y  que también pueden bombear agua del lago inferior al superior para aprovechar el excedente de energía que suele haber por la noche. Estos generadores/bomba alcanzan una efectividad cercana al 80%, es decir que si generan 80MW dejando caer el agua, gastan 100MW cuando se utilizan como bomba para subir la misma cantidad de agua.
Para calcular la energía que se le puede extraer a esta máquina no es necesario hacer otra ecuación, pues si se logra que la oscilación por bombeo sea como una onda sinusoidal se puede aplicar el mismo cálculo que a un barco oscilando.

Ecuación 02, Cuerda continua por bombeo de agua. Análisis.

Este cálculo representa la cantidad de energía que se le podría extraer idealmente a un solo generador en su movimiento en ambas direcciones hasta volver a su posición inicial. Como en este caso se trata de dos generadores que actúan conectados uno con el otro, la energía generada se duplica.

Ecuación 03, Cuerda continua por bombeo de agua. Análisis.

Sabiendo que la efectividad es de 4 a 1, la energía que gasta la bomba sería:

Ecuación 04, Cuerda continua por bombeo de agua. Análisis.

Por consiguiente la energía útil se obtiene restando a la energía generada la energía del bombeo. Si se considera que no existen mayores inconvenientes técnicos para construir un generador de proporciones gigantes, el cálculo corresponde a una masa de 10.000tn igual a la del barco, con una oscilación de 20 metros, y su aceleración de la gravedad - ya que esta es la aceleración máxima que se podría obtener desalojando el agua.

O sea que se podría desalojar el agua a la misma velocidad que la gravedad, lo que es perfectamente posible de lograr con nuestra actual tecnología.

Ecuación 05, Cuerda continua por bombeo de agua. Análisis.

Eu› = 7402Mwatts·h = 26648000 MJ
‹Eu›= Energía útil
‹Eb›= Energía que consume la bomba
‹Eg›= Energía generada
‹Ec›= Energía cinética promedio en una hora
A = Amplitud de la onda (altura) =20 metros
T = Duración del período de la onda = 2 segundos (tiempo en que cae un cuerpo de 20 metros)
M = Masa 10.000.000kg
3600 = cantidad de segundos en una hora

Es decir se generaría aproximadamente lo mismo que siete centrales nucleares y, a diferencia de éstas, sin ningún tipo de contaminación.
Ahora bien: para tener una clara idea de las proporciones y la capacidad de generación supondremos que construimos dos torres generadoras tan grandes como las difuntas torres gemelas de Manhattan, que tenían 414m de altura y una base cuadrada de 63m de lado. Si hacemos una boya de un tercio de esta altura se obtendría una boya de 63 por 63 por 138m de alto y si se pudiera acelerar estas boyas conforme a la aceleración de la gravedad, la energía que idealmente se podría extraer sería de 91.500 MW.h .
Por lo tanto se necesitarían 36 generadores tan grandes como las torres gemelas para abastecer a todos los Estados Unidos y menos de uno para abastecer a toda España.

07. Móvil perpetuo por bombeo de agua en el espacio

Al deducir esta segunda forma de construir un móvil perpetuo, llegué exactamente a la misma conclusión del trabajo anterior. En él propongo que un móvil perpetuo funcionando con la gravedad produciría más o menos electricidad según la gravedad del planeta donde estuviera instalado, pero no generaría electricidad en el espacio, donde no se vería afectado por la gravedad de ningún planeta. También deduje que un conjunto de generadores dispuestos en forma radial dentro de un plato que estuviera girando podría imitar la fuerza de gravedad. Un objeto que se encontrase dentro de un cuerpo girando en el espacio sufriría una sensación de gravedad.
Así fue como surgió la idea de diseñar un sistema radial de móvil perpetuo por bombeo de agua, que utiliza conjuntamente la fuerza centrífuga y centrípeta. Ya había usado en forma simultánea ambas fuerzas en mi trabajo anterior y pude aprender mucho sobre los posibles efectos de los generadores moviéndose dentro de un plato. Se dedujo que una secuencia de movimientos de los generadores (al igual que en mi primera visión) podría ocasionar problemas de estabilidad en el giro a altas velocidades. Esto se debe a que la mitad de los generadores llegan al momento de cambio de dirección a la vez que la otra mitad y estas masas oscilando sincronizadamente pudiendo provocar que todo el disco generador variara su velocidad en el momento en que sus generadores cambiasen de dirección provocando una especie de latido. Esto no representaría un problema a bajas velocidades de giro, pero desestabilizaría toda la nave a medida que el disco se acelerase.
Me propuse resolver este desafío y realicé varios estudios para lograr una secuencia de movimientos de los generadores que no desestabilizara el disco y así llegué al siguiente estudio.

Foto 13. Estudio de secuencia de movimientos de los generadores.

La conclusión fue que con 48 generadores se podría lograr que éstos se movieran formando dos ondas sinusoidales cruzadas que estabilizarían al disco a altas velocidades. Con asombro descubrí que estas ondas producen la figura de dos corazones entrelazados.
De este estudio nació este otro dibujo, en el cual fueron incluidas 24 bombas de agua para bombear agua de cilindro a cilindro.

Foto 14. Disco generador eléctrico cinético

Cuanto mas rápido gire el disco mayor será su fuerza centrífuga y por lo tanto los generadores se moverán mas rápido, produciendo más electricidad.
A la hora de pensar como transmitir la electricidad al habitáculo transité por varias ideas, que en su gran mayoría me llevaron sólo a fracasos teóricos. Desde un comienzo pensé en transmitir la electricidad mediante cables y, aunque no faltaron buenas ideas, de a poco las fui descartando una a una, ya sea por temor a que los cables se enredasen o por posibles pérdidas en sistemas donde el cable se enrolla. De cualquier modo, un sistema por cables no parecía una solución viable en un plato volador. Enfocado en el inconveniente a resolver, opté por prescindir totalmente de los cables. Al igual que en un tren que puede tomar la electricidad a través de un patín que roza contra un cable, esto sería posible en un generador que estuviese sumergido en agua totalmente pura, es decir sólo H2O libre de cualquier tipo de mineral o impureza. El agua pura pierde las propiedades conductoras, de manera que cada riel podría funcionar también como patín transmisor: un patín sería el polo positivo y el otro el negativo, y al encontrarse bajo un agua que perdió sus propiedades conductivas no se provocaría un cruce de fases.

Será necesario lograr una onda sinusoidal y para ello será importante instalar una bomba que pueda compensar la velocidad de los generadores para que se aceleren como en la gravedad, ya que en un disco que gira los generadores que se encuentren más cerca del centro estarán menos expuestos a la fuerza centrífuga. Es decir que la fuerza centrífuga es mayor a medida que las boyas se alejan del centro del disco. Es por ese motivo que la bomba deberá compensar la velocidad.

O sea que la aceleración que las bombas deben ejercer es:


Ecuación 06, Móvil perpetuo por bombeo de agua en el espacio
Ab = aceleración de bombeo
Rm = radio mínimo interior
A= amplitud de la onda sinusoidal
T= período de la onda sinusoidal
t= tiempo
cos= coseno
f= velocidad de giro del disco (ciclos por segundo)

El tiempo que tardan las boyas generadoras en hacer una onda sinusoidal, es decir el tiempo en que tardan en subir y bajar, estará dado por la velocidad de giro del disco. El tiempo disminuirá a medida que aumenten las revoluciones del disco y proporcionalmente habrá mayor generación cuando este tiempo se reduzca puesto que a mayores revoluciones, mayor será la fuerza centrífuga.

El cálculo del tiempo de oscilación es el siguiente:


Ecuación 07, Móvil perpetuo por bombeo de agua en el espacio
Con generadores oscilando 10 metros, una circunferencia interior de 5 metros de radio, una masa de generadores de 300kg, una velocidad de giro de 10 vueltas por minuto (velocidad necesaria para imitar la aceleración de la gravedad terrestre en una órbita de 10 metros) y un período de onda sinusoidal de 6 segundos, el conjunto de 48 generadores produciría 130KW.hr


Ecuación 07, Móvil perpetuo por bombeo de agua en el espacio
Ecuación 07, Móvil perpetuo por bombeo de agua en el espacio
‹Eu› a 10 Rpm = 130 KW.hr
Un aspecto importante de esta ecuación es que resulta inversamente proporcional al período al cubo, es decir que al reducir el período a la mitad, la energía aumenta 8 veces. Esto significa que al incrementar las revoluciones del disco la generación será:
‹Eu› a 100 Rpm = 135 MW.hr

‹Eu› a 500 Rpm = 16.905 MW.hr

‹Eu› a 1000 Rpm = 135.242 MW.hr

A mil revoluciones por minuto generaría más de 135.000 MW.hr. Eso representa muchísima energía, unas 4 veces lo que consume España, concentrada en un disco de sólo 30 metros de diámetro.

Pudiendo producir tanta energía, la forma de translación más probable parece ser la repulsión o atracción magnética. Una nave que pueda cambiar la polaridad a voluntad podría desplazarse y hasta levitar en contra del campo magnético terrestre. Por otra parte los experimentos realizados en tierra demuestran que los objetos que mejor levitan son los que poseen agua, ya que el agua es diamagnética, es decir tiende a expulsar los campos magnéticos. Este aspecto juega a favor de mi trabajo, ya que gran parte de esta nave estaría compuesta de agua pura.

Recibí algún mail preguntándome cómo sería posible extraer energía de un cuerpo que está girando en el espacio sin que este se detenga. Ahora bien, la idea no es exactamente que gire libremente; en realidad dicho mecanismo produce un excedente de energía, la cual sería utilizada para acelerar el giro y por lo tanto producir mayor electricidad.

¿Pero dónde está la transformación de energía en una máquina así?

A mi entender, los efectos de transformación que provocaría un ingenio así sería una variación de la energía local, una disminución energética en la zona de influencia del plato (de la cual hablaré más adelante) de manera que el principio de conservación de energía podría sobrevivir si en futuras experiencias detectásemos variaciones en la energía local. No propongo quebrantar el principio de conservación de energía, ya que una máquina que funcionase con la gravedad sólo nos obligaría a ampliarlo.

08. Hacia el viaje interestelar

Si bien es cierto que se podrían alcanzar velocidades muy superiores a las que se logran en la actualidad, repeliendo el campo magnético de la tierra o del sol, esto no soluciona el problema de los viajes interestelares pues en teoría ningún objeto con masa puede superar la velocidad de la luz. Einstein explicó que si fuese posible acercarse a esta velocidad, la masa aumentaría infinitamente y que además el tiempo transcurriría con más lentitud a medida que la velocidad aumentase.

La teoría más conocida que solucionaría este problema es la llamada propulsión Warp, que nos habla de la posibilidad de comprimir el espacio delante de la nave y expandirlo detrás. Una nave así propulsada viajaría como dentro de una burbuja, podría superar la velocidad de la luz y también nos libraría del problema temporal, ya que al parecer el tiempo no transcurriría en forma más lenta. La teoría suena muy interesante pero sólo explica el efecto de una translación semejante y nada dice de cómo puede construirse este mecanismo. No resulta útil para mis diseños puesto que este trabajo está direccionado a solucionar la cuestión de la generación de energía dentro de una nave. Las ideas de translación surgieron del estudio de trabajos anteriores y la teoría de la propulsión Warp fue la primera en ser descartada, ya que en ese momento me generó más preguntas que respuestas.

Encontré también un documental muy interesante llamado Ingeniería Alienígena, el cual intenta describir cómo es que funciona un plato volador, basándose en descripciones de testigos que explican la forma de moverse de estos objetos. La mayoría está de acuerdo en que sus movimientos pasan de la estática total a grandes velocidades casi en forma instantánea. También describen movimientos erráticos, frenadas en seco y cambios de dirección de más de 90 grados, acompañados de fuertes destellos similares a relámpagos. El documental trata de explicar los cambios bruscos de dirección mediante la aplicación en el interior de la nave de un campo de fuerza gravitatorio artificial que contrarresta la inercia, pues, de no existir, la propia nave y los ocupantes se desintegrarían en el primer cambio de dirección. El documental explica cómo se podrían anular los efectos de la inercia pero nada dice respecto a por qué lo hacen. ¿Será únicamente para llamar la atención? Soy de la idea que estos movimientos bruscos no sólo son para jugar con nosotros, los observadores, sino que también son el resultado de su sistema de propulsión.

No soy el primero que hace este planteo: la hipótesis Magnogravitodinámica del ingeniero Gabriel Castillo explica precisamente lo mismo. Considero que su hipótesis es la mejor explicación en la actualidad del fenómeno ovni. Este trabajo no sólo da una explicación del fenómeno sino que también realiza un diseño completo de un plato volador. Recomiendo su lectura y el estudio de sus planos, que gentilmente me facilitó para el mejor entendimiento de este intento de unir su hipótesis con mi trabajo.

Hipótesis Magnogravitodinámica.
Icon Autocat
Planos (sólo con programa Autocad)

Volviendo al problema de cambios intempestivos de dirección, la hipótesis Magnogravitodinámica explica que estos movimientos erráticos serían posibles si no actuase la inercia en la nave y plantea un mecanismo para anular temporalmente el peso y por consiguiente su masa, variando el campo gravitatorio local del ovni.
Si se pudiera anular la masa aparente de un plato volador también se anularía la inercia. Una nave en estas condiciones podría realizar cualquier maniobra sin riesgo alguno para sus ocupantes. Ante un impulso, un objeto sin masa sufriría un movimiento continuamente acelerado y de hecho se vería obligada a hacer cambios bruscos de dirección. He ahí la explicación de tales cambios.
Entonces la velocidad de la luz ya no sería un obstáculo, ya que el desplazamiento de una nave desgravitada no produciría una deformación del tejido espacio-tiempo. En función de su incremento de velocidad, y cuando la misma estuviese muy próxima a la velocidad de la luz, el disco perforaría el espacio en vez de estirarlo, evitando de esta forma la resistencia que esa deformación generaría al avance del móvil en un espacio gravitacional normal. Como consecuencia se produciría una fuerza tendiendo a infinito. Asumiendo esto, la velocidad de fase sería la de la luz puesto que esta, por sus características, no puede superar dicha velocidad. Sin embargo, la velocidad de grupo equivaldría a la velocidad que podría alcanzar el móvil en un medio donde las fuerzas gravitacionales no obrasen y de esta manera, teóricamente, las velocidades que esta nave podría alcanzar podrían ser superiores a la de la luz.
Es sabido que es posible superar la velocidad de la luz. El profesor Lijun J. Wang y su equipo, del Instituto de Investigación NEC en Princeton, lograron hacer que un pulso lumínico viajase 310 veces más rápido que la luz, ya que los fotones no poseen masa. Este experimento no contradice la teoría de la relatividad, así como tampoco lo haría una nave que superase la barrera de la luz con su masa anulada, pues esta teoría es sólo aplicable a cuerpos con masa. Aparentemente también quedaría resuelta la cuestión del tiempo, ya que si el avance de la nave no deforma la trama espacio-tiempo, el ritmo de un reloj dentro de la nave sería el mismo que uno en la tierra.
La teoría de la Relatividad debería considerarse aún más relativa de lo que la interpretamos. Experimentos como los del profesor Lijun J. Wang, demuestran que en determinadas circunstancias se podría trascender el límite de Einstein.

Las palabras de Jacques Leonard publicadas en el año 1957, son las que mejor ilustran la negación de esta teoría:

“La obra de Einstein descansa sobre un distingo gramatical. En lugar de decir “no conocemos fenómenos mas rápidos que la luz” él afirma: “Nada puede ir mas rápido que la luz” y da la fórmula E=M.C2 donde la energía es igual a la masa multiplicada por el cuadrado de la velocidad de la luz. Su fórmula fue promulgada como ley del Universo.

09. Generador de anulación de peso

A mi entender, la aplicación práctica de la teoría de Gabriel Castillo consistiría en la creación de un ingenio que, de alguna forma, se asemejase a un átomo, con las cargas positivas en el centro de la nave, simulando a un protón y las negativas en la periferia en un acelerador de electrones. Según esta teoría, cargando el centro de la nave con cargas positivas y acelerando simultáneamente los electrones que orbitan alrededor del núcleo a velocidades pre lumínicas, estos incrementarían su masa y su momento magnético desestabilizando así todo el medio que lo rodea, haciendo que los momentos magnéticos y eléctricos de las partículas reaccionen con el objeto y generen un empuje. Aparentemente esta desestabilización sumada a la rotación de partículas anularía el efecto gravitatorio en forma local.

Para un mejor entendimiento veamos la explicación del autor:

“Para lograr pérdidas de peso considerables y por ende una reducción de masa en un campo gravitatorio positivo, nos basaremos en los sistemas del tipo condensador y sobre todo en los derivados del tipo Protones / Electrones, incluyendo una corriente de electrones que describan una trayectoria circular cerrada sobre un núcleo central con una carga positiva, como se indican en los Planos AP-100-100-100/101/103

Esta pérdida de peso probablemente pueda ser explicada debido a la creación de un campo vibratorio que genera la expulsión de todas las partículas que rodean el sistema citado, sean del tipo material o energético. Es igualmente posible concebir, admitiendo que el universo está inmerso en un sistema de ondas eléctricas y magnéticas más o menos estable, que la pérdida de masa sea debido a la creación de un campo electromagnético desestabilizado de alta intensidad que genera una fuerza electromagnética opuesta a la denominada atracción másica.
De ello resulta que el aumento del potencial energético de un sistema Protón – Electrón por aumento de la velocidad de los electrones, reduciría la masa aparente de este, resultante de la atracción másica entre sistemas moleculares formados por átomos a velocidades electrónicas estables.
Como ejemplo de comparación tomaremos un átomo de hidrógeno, por ser el más sencillo. La velocidad aproximada de su electrón es de 2.000 km/seg. y la pérdida de masa por comparación con el Neutrón con la misma constitución de masa 1,00893, es de 0.00081. Se ha calculado que para desgravitar el átomo de hidrógeno bastaría con dar a su electrón una velocidad periférica de 70.000 / 75.000 km/seg., manteniéndolo en su órbita con un campo magnético auxiliar.
Este vacío determinaría un empuje Arquimidiano y dicho empuje sería tan elevado cuanto mayor fuese la energía vibratoria (Cinética del Electrón) producida por el campo electromagnético giratorio.
El campo eléctrico giratorio genera un muy intenso campo magnético envolvente (Figura 3 – Plano AP-100-100-101). Este campo proporciona la protección más adecuada y efectiva contra los rayos cósmicos que son muy difíciles de contener, aún con la tecnología actual utilizada para vuelos espaciales, cuando estos se realizan fuera de la atmósfera terrestre. Además proporciona juntamente con el campo eléctrico giratorio, el campo electromagnético cruzado necesario para producir el efecto de anulación de peso para desgravitar el vehículo.”
Fotos 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25 y 26. Planos de Hipótesis Magnogravitodinámica.

A la hora de unir estos conceptos con los de la Cuerda Continua me encontré con varios problemas. Dado que en mi visión es necesario que el conjunto de generadores esté girando alrededor de un núcleo central, la opción más viable sería la de dos discos, uno girando dentro del otro pero en sentido opuesto. El disco exterior sería el portador del acelerador de electrones responsable del efecto de anulación de masa y el disco interior del sistema de Cuerda Continua sería el responsable de la generación eléctrica. Los dos discos estarían girando alrededor de un habitáculo central esférico por medio de un sistema de levitación magnética. El giro en sentido opuesto sería para estabilizar el habitáculo. Tendría un efecto semejante al de un helicóptero de doble aspas, donde el giro opuesto de sus aspas estabilizaría el vehículo.

Foto 27. Plato volador vista
Foto 28. Plato volador corte
1. habitáculo central esférico
2. disco externo encargado de la propulsión
3. disco interno encargado de la generación
4. bobinas planas
5. generadores
6. sistema de sellado de gas
7. bomba
8. acelerador de electrones
9. pistas magnéticas encargadas de la levitación de los discos.

La transferencias de cargas desde el disco generador hacia el habitáculo, cañón de electrones y conjunto de bobinas, se harían a través de un gas superconductor, ya que los discos que levitan magnéticamente no tendrían contacto físico directo con el habitáculo, a excepción del sistema de cierre de gas que necesariamente habría que proporcionarle a fin de que no hubiesen fugas.

10. Direccionabilidad y maniobras de un vehículo desgravitado

Pero aún cuando se construyese esta nave, se inyectasen electrones en su acelerador hasta alcanzar la velocidad de 295.000 kilómetros por segundo (lo cual es posible con nuestra actual tecnología) y se cargase el habitáculo exteriormente con cargas positivas, tendríamos serios problemas para controlar la maniobrabilidad de la nave si se produjese un efecto de anulación de masa. Esto ocurriría porque un vehículo en estas condiciones tendería a acelerarse continuamente ante cualquier propulsión. Es decir, una nave desgravitada no sólo podría realizar cambios bruscos, seguramente se vería obligada a hacerlos si quisiera desplazarse a velocidades constantes.

La hipótesis Magnogravitodinámica dice al respecto:

“Para lograr velocidades constantes es necesario que el vehículo se mueva en zigzag, tipo tirabuzón o bien con el denominado movimiento de hoja o con un avance rotacional moderado para imprimir un efecto giroscópico y de permanente cambio en las bobinas utilizadas como impulsoras. Esta forma de desplazamiento es una consecuencia directa de su sistema de propulsión el cual debe ajustar permanentemente sus vectores de orientación de fuerza para evitar la aceleración continua. Para explicarlo con más claridad, si un vehículo pudiera quedar libre de la atracción gravitacional, sin anular su masa sino los efectos de la atracción de la gravedad, dicho vehículo quedaría encerrado como en una burbuja (Figura 3), por lo tanto si quisiéramos mantener una velocidad constante no podría ser posible con la aplicación de una fuerza constate, esta debería ser del tipo variable de (0 a 1 - 1 a 0 - 0 a 1), ya que sino tendríamos un movimiento uniformemente acelerado.”

El sistema de propulsión que esta hipótesis propone consiste en modificar temporariamente la trayectoria de los electrones mediante la instalación de bobinas planas sobre su trayectoria. Dichas bobinas, ubicadas en la superficie del cinturón ecuatorial en 3 puntos equidistantes a 120º entre ellas, crearían un campo magnético que enderezaría el “spin” (movimiento de giro sobre si mismos de los electrones). Su función sería entonces romper el equilibrio de fuerzas para cambiar los vectores de posicionamiento.

A diferencia de Gabriel Castillo, en mi trabajo decidí colocar 12 bobinas planas externas sobre el disco exterior. Tendrían la misma función pero daría la posibilidad de utilizar cuatro conjuntos independientes de tres bobinas para obtener mayor maniobrabilidad y además permitiría la opción de poder anular hasta tres conjuntos de bobinas en caso de avería y seguir igualmente produciendo el efecto. También sería factible instalar 12 bobinas en la parte inferior del disco exterior para hacer a la nave aún más segura en caso de una falla múltiple de bobinas superiores.

Foto 29. Dibujo externo plato volador
Foto 30. Dibujo plato volador, maniobrabilidad
Foto 31. Dibujo disposición de bobinas
 

Para que estos vehículos flotasen totalmente estáticos se podría utilizar el conjunto de bobinas inferiores a fin de crear un campo con la misma polaridad que el terrestre, graduando su intensidad de manera tal que las dos fuerzas se anulasen. Consecuentemente la nave permanecería quieta, al igual que un imán que levita cuando es enfrentado con otro de la misma polaridad.

11. Explicación de los fenómenos observados

No faltan teorías acerca de lo que realmente sucede con el fenómeno ovni pero la hipótesis Magnogravitodinámica es la única que explica las causas y efectos de los fenómenos observados. Pocas discrepancias hay entre mi visión (la cual es un resultado directo del estudio de esta hipótesis) y la de Gabriel Castillo.

En mi opinión, el motivo por el cual estas naves giran es para compensar el giro del disco interno generador porque si no lo hicieran, el habitáculo central también giraría, como sucede en un helicóptero que ha perdido su rotor de cola. La velocidad de giro del disco exterior será entonces proporcional a la velocidad del disco interno, de modo que la velocidad será menor en el disco que tenga mayor masa.
El disco interno es el que albergaría mis ideas de generación eléctrica cinética, mientras que en el externo se instalarían las ideas de Gabriel, encargadas del efecto de anulación de masa y propulsión. No hay que olvidar que el efecto de anulación de masa se logra mediante un acelerador de electrones, así que el sentido de giro sobre su eje estará dado por el sentido de giro del campo eléctrico giratorio, que producirá sobre este disco un efecto de arrastre.
Por lo tanto, este efecto sería el motor que provoca el giro del disco externo, mientras que el propulsor del disco interno estaría constituido por una pista hecha con polos en línea capaces de cambiar su polaridad para producir el giro, tal como sucede en los trenes por levitación magnética donde el cambio de polaridad crea el avance del tren.

Los movimientos erráticos o de zigzag que a menudo se describen serían el resultado de su sistema de propulsión pues una nave que estuviera desgravitada se vería obligada a cambiar en forma continua sus vectores de posicionamiento para no adquirir un movimiento continuamente acelerado. Por otra parte, en un disco donde la fuerza de gravedad no obrase, se podría realizar cualquier tipo de maniobra sin riesgo alguno para la nave y sus ocupantes.

El sistema de propulsión que básicamente propone la Magnogravitodinámica está constituido por un campo eléctrico giratorio negativo, girando a velocidades prelumínicas y retenido por un núcleo central positivo, el cual constituye un sistema de alta energía que crea un campo magnético muy intenso. Cuando este campo magnético interactúa con las partículas gaseosas de la atmósfera, estas reaccionan produciendo en su estructura atómica una sobre excitación de sus electrones, los cuales entran y salen de sus órbitas generando quantums de luz. Esto explicaría el efecto lumínico envolvente que se suele observar.
Los destellos similares a relámpagos que se suelen describir, también estarían causados por la sobre excitación de los átomos de las partículas gaseosas en el momento que las bobinas externas reciben los impulsos para cambiar la dirección de la nave.
Asimismo, un campo magnético tan grande provocaría un efecto de barrido, responsable de otros efectos que habitualmente se observan tales como cortes de electricidad y alteración de brújulas, instrumentos de comunicación y navegación. Cualquier instrumento que funcione con magnetismo se vería afectado por este enorme campo magnético, como por ejemplo las brújulas, que perderían el norte y rotarían sin parar.
Tal campo magnético también produciría micro ondas responsables por la generación de calor en el suelo y movimiento del aire alrededor de la nave. Además provocaría la ionización del aire haciendo que las partículas neutras se transformasen en partículas con carga positiva por la pérdida de electrones. Por consiguiente, todas estas partículas tenderán a ser repelidas del vehículo en forma radial en todas las direcciones, produciendo un desplazamiento constante de masa de aire.

12. Una ventana al pasado

Según la teoría de la relatividad, si se pudiese viajar más rápido que la velocidad de la luz, se viajaría también en el tiempo, hacia el pasado. Hasta donde sabemos esto es así, pero tranquilos, no creo haber inventado la máquina del tiempo. El ingenio que propongo aparentemente acabaría con este problema puesto que si se anula la masa no se produce inercia con la aceleración.
Un cuerpo sin masa perforaría el tejido espacio-tiempo, librándose aparentemente de los efectos que produce deformarlo. La nave se transformaría en una burbuja atravesando el espacio sin siquiera tocarlo y por lo tanto el reloj de la nave marcaría el mismo ritmo que uno en la tierra.
El disco no estaría capacitado para viajar físicamente hacia el pasado, sin embargo podría verlo pues si pudiéramos adelantarnos a la luz podríamos ver la información del pasado en lugares donde recién ahora esta llegando. Es el pasado del sol el que estamos viendo, pero ver el pasado del sol no es lo mismo que ver el pasado de la tierra ya que nuestro planeta no irradia luz, sólo la refleja. Ver el pasado será más difícil y dependerá de nuestra evolución en óptica, de nuestra capacidad para interpretar la débil luz que refleja el sol sobre nuestro planeta y del estudio de la luz del sol a la distancia cuando el haz es atravesado por la tierra.
Actualmente con esta técnica es posible detectar planetas fuera del sistema solar, conocer su masa y la composición de su atmósfera pero téngase en cuenta que no es la atmósfera actual de esos planetas la que se observa sino su composición de hace miles de años. Si fuera posible desplazarse hasta allá veríamos dichos planetas tal cual son actualmente, y se podría estudiar la luz del sol llegando hasta ellos y conocer la composición de la atmósfera terrestre hace miles de años. No faltará alguien que diga que ya es factible estudiar la atmósfera del pasado a través de la burbujas atrapadas en el hielo de la Antártida, pero este ejemplo es simplemente para graficar la posibilidad de interpretar información tan distante, incluso hoy día. Desafortunadamente, si seguimos por esta senda, probablemente este sea el único modo de analizar la atmósfera del pasado ya que tal vez no haya más hielo.
Seguramente un platillo volador no es una máquina del tiempo, pero quizás en un futuro nos permita ver dinosaurios caminando sobre nuestro prehistórico planeta.

13. La tecnología que provocará el cambio

Es de esperar que una máquina así produzca cambios en nuestra sociedad, que a su vez producirá otros cambios en la tierra. Máquinas menos efectivas nos hicieron entrar en esta era pero también crearon una dependencia que ha llevado a nuestro planeta al borde del desastre. Con el móvil perpetuo la civilización resolvería muchos de sus problemas actuales, podría evolucionar sin perjudicar su entorno y se vería libre de todas las consecuencias secundarias de la dependencia energética. Cuánto nos beneficiaríamos aprovechando la energía de la gravedad que lejos de ser un bien escaso, abunda en el universo! Sí, es verdad, representaría la ruina de unos cuantos, pero la salvación de la mayoría. En una sociedad donde la economía se basase en el consumo, una máquina que no gasta energía atentaría contra el sistema mismo. El motor que mueve la economía es la escasez, no la abundancia y la escasez, a su vez, crea dependencia.
Somos individuos energéticamente dependientes y precisamente eso es lo que las empresas energéticas y gobiernos quieren que sigamos siendo. A tal punto ha llegado esta esclavitud energética que en muchos países es ilegal que una máquina genere energía desacoplada de la red. El sistema no quiere nuestra independencia energética, pues esto significaría dejar de nutrirlo, dejar de ser sus esclavos.

¿Cómo pudimos llevar esta dependencia tan lejos? Esto no se logra en unos días, es un trabajo de generaciones. Todos los gobiernos educan desde pequeños a sus ciudadanos para limitar su imaginación de acuerdo a sus conveniencias. La realidad conocida es sólo un producto de lo que nos inducen a soñar. Esta especie de pesadilla colectiva en la que estamos inmersos es simplemente el mundo que por ahora nos han permitido conocer pero nada es inamovible. La pesadilla no es más que la actual imaginación colectiva.

La ciencia toma como poco serio cualquier intento de móvil perpetuo así como cualquier alusión a los ovnis, dos grandes tabúes, que al parecer son la misma cosa. Tal vez las naves que nos visitan sean de civilizaciones que aplicaron el móvil perpetuo y que seguramente pasaron por nuestras mismas dificultades. Son precisamente los problemas los que agudizan la creatividad, los que nos hacen evolucionar y los que harán que ocupemos el espacio que nos pertenece allá afuera, como especie que consiguió superar sus problemas inherentes.
La raza humana tendrá que ponerse de acuerdo y hacer uso de esta tecnología que no da lugar ni a las fronteras ni a las guerras. La capacidad de ambos bandos de concentrar energía y moverse más rápido que la luz, no dejaría margen a ningún conflicto. Por otra parte la solución a la dependencia energética resolvería muchos conflictos inventados simplemente para poder adueñarse de los recursos de un supuesto rival. Se anularían las causas y efectos de tantas guerras.
Muchas cosas cambiarían radicalmente. Esta capacidad de generar energía ilimitadamente y sin contaminación alguna haría que toda la industria de motores a explosión quedase obsoleta y por ende fuese reemplazada gradualmente por motores eléctricos. El automóvil eléctrico sería el substituto del actual vehículo por combustión interna, y si bien el auto eléctrico tendrá su primavera, con el tiempo también perderá la competencia respecto a los platos voladores.
Pudiendo viajar rápido y económicamente por el aire, ya no será necesario destruir la naturaleza construyendo caminos y redes ferroviarias. Es evidente que aviones y barcos resultarán totalmente obsoletos. Con el uso de esta tecnología se podrá habitar lugares remotos del planeta sin causar ningún impacto ecológico al entorno. Desaparecerá la necesidad de concentrarnos en ciudades ya que las distancias se recorrerán tan velozmente que el hábito social de vivir en superpobladas colmenas dejará de tener sentido y con ello muchos conflictos territoriales.

Los cambios serían tan profundos que probablemente afectasen también a las religiones. Me pregunto qué ocurriría si al salir a dar una vuelta por nuestra galaxia descubriésemos que no éramos tan únicos como creíamos. Me pregunto qué pasaría con las religiones si comprobásemos que no sólo los humanos soñamos con dioses y, más aún, qué acontecería si nos enteráramos que en realidad esta tecnología ya era conocida por otras civilizaciones.
Grandes posibilidades quedarían abiertas. Quizás el proyecto de los terrestres de iniciar un ciclo de vida en Marte no sea novedad. Tal vez la propia vida en el planeta tierra haya sido una ocurrencia original de nuestros hermanos mayores. Puede ser que nuestras proyecciones futuras ya hayan sido experimentadas allá afuera. Por qué no pensar que el proceso evolutivo de un planeta sea estudiado y guiado por sus verdaderos creadores hasta el momento que esa vida concientemente alcanza el mismo nivel evolutivo de aquellos que la crearon.

Me cuesta creer en nuestra terrestre exclusividad de sembrar, observar y cuidar la siembra. No, no somos los únicos en la galaxia.

Bajo esta luz, seguramente las palabras de Jesús serían interpretadas de otra forma:

En la casa de mi Padre muchas moradas hay:
de otra manera os lo
hubiera dicho:
voy, pues, á preparar lugar para vosotros.”
San Juan, cap. 14, ver. 2

El mundo no está dispuesto a aceptar algo así. Todas las sociedades y sus economías han evolucionado en sentido opuesto a esta tecnología pero, sin embargo, pienso que evolucionar hacia esta clase de máquinas basadas en el principio del móvil perpetuo es la única opción aceptable, no sólo para terminar con la dependencia de los combustibles sino también para trascender como especie humana terrestre.

Nunca lograremos ir mas allá de nuestro sistema solar sin perfeccionar las teorías con las que actualmente interpretamos el Universo.

Claudio Bianco
Barcelona, Estudio Nómade, Septiembre del 2009.
© Copyright Claudio Bianco 2009

  cuerdacontinua@yahoo.es

Hacia Cuerda Continua Conclusión dirijo mi sueño.

Agradecimientos: Fery Rohrer, Mark Shmidt, Luis Lopez, Javier Plantamura, Yago Leonard, Silvia Gueze, Gabriel Castillo, Carlos Rueda, Antonio Díaz Acedo, Leonardo Acosta, Aldo Acosta, Willy, Susana, Marcela, Facu y el Curro.